Varices y cuperosis

Varices

Las varices son una enfermedad que afecta a las venas de las piernas. Por diversos factores, las venas se ensanchan, dilatan y se vuelven tortuosas. Esto provoca problemas de circulación sanguínea que pueden ser muy perjudiciales para la salud. Los que las sufren tienen pesadez de piernas, calambres, picores e incluso fuertes dolores.

Una de cada diez personas las padece, siendo más frecuentes en las mujeres, sobre todo por efecto de los embarazos y las hormonas. Las varices se forman por un mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas. Estas válvulas, ayudan a que la sangre siga su camino hacia el corazón. Sin embargo, pueden funcionar mal, por lo que la sangre se estanca en la venas, ensanchándolas y haciéndolas insuficientes (no trabajan bien).

Cuperosis

Varices y cuperosisSi nos dejamos guiar por el color de nuestro rostro, existe la tendencia de interpretar la ausencia de éste como síntoma de mala salud, mientras las mejillas sonrosadas parecen ser el claro testimonio de un vida saludable. Sin embargo, cuando este color es consecuencia de pequeños capilares dilatados y enfermos que enrojecen los pómulos, mejillas y aletas de la nariz, nos encontramos ante lesiones vasculares cutáneas que representan un claro indicio de problema facial y, por extensión, estético.

Dicha alteración de tipo vascular, conocida como cuperosis, se manifiesta en pieles sensibles y finas con tendencia a la congestión, mediante la aparición de las telangiectasias, capilares venosos vasodilatados, que forman manchas rojizas en la zona media del rostro.

Las personas que tienden a padecer enrojecimientos de tipo emotivo o por cambios de temperatura son de piel sensible, que pueden llegar a padecer eritrosis facial, enrojecimiento de las mejillas, en la que los capilares son casi invisibles, llegando a convertirse, más tarde, en la cuperosis. Su aparición es consecuencia de una mala circulación sanguínea del retorno venoso, cuyos riesgos de aparición, precauciones y contraindicaciones serán iguales a los de una persona con problemas de mala circulación, por lo que, al igual que éstas, deberán evitar los cambios bruscos de temperatura, el alcohol, el tabaco y los excitantes, además de las comidas muy calientes y ricas en especias.

El principal factor de aparición de esta alteración facial radica en los cambios de temperatura, sin embargo, no es la única: la exposición sin protección al frío, viento o radiaciones, los trastornos de tipo alimenticio o nervioso, los factores hormonales, como el embarazo o las enfermedades, en general, también juegan un papel destacado en su aparición.

Puntos rubí

Un punto rubí es un pequeño angioma puntiforme, con uno o dos milímetros de diámetro, elevado sobre la piel. Se debe a la estrangulación de un vaso capilar generalmente del tamaño de una cabeza de alfiler, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Tratamientos