Fleboesclerosis

La patología varicosa es debida a la existencia de venas superficiales dilatadas, tortuosas y con mal funcionamiento de su sistema valvular. El desarrollo de las varices es progresivo y pueden ser asintomáticas o producir distintos síntomas que varían desde calor local, pesadez y/o hinchazón de piernas, varicoflebitis, pigmentaciones de la piel, fibrosis subcutáneas e incluso úlceras cutáneas en la proximidad de los tobillos.

¿Qué es?

FleboesclerosisConsiste en eliminar de la circulación las venas que por diferentes razones se han vuelto varicosas y, en lugar de extraerlas como se hace con la cirugía, se las "seca", esclerosa, mediante la inyección de diferentes sustancias, espumas, glicerina fría críoesclerosis y otras. Esta terapia también puede realizarse mediante diferentes equipos láser.

La fleboesclerosis no solo hace la apariencia de las piernas más atractiva sino que también mejora la circulación de las extremidades. La reducción y eliminación de tales venas permite que el flujo de sangre continúe y también ayuda a minimizar dolor o fatiga asociado con estas.

Tratamiento

FleboesclerosisEl tratamiento consiste en la administración de un medicamento específico dentro de venas enfermas utilizando jeringas con agujas muy finas para que no produzcan dolor. Este medicamento, al estar en contacto con las paredes de las venas, produce una reacción inflamatoria que hace que estas paredes se " peguen " entre sí (se esclerosen) evitando que la várice se pueda reproducir. La solución del agente esclerosante causa que la vena se blanquee (se ponga blanca), y después desaparezca gradualmente.  Un tratamiento típico puede durar de 15 a 20 minutos y consiste de múltiples inyecciones.

Este proceso consigue en la mayoría de los casos que desaparezca la variz. Las varices que se esclerosan no se reproducen y si con el tiempo aparecen nuevas varices, éstas son debidas a la evolución de la propia enfermedad varicosa.

Qué debes saber

La completa corrección del área tratada no se espera en el primer tratamiento.  En la mayoría de los casos, cerca del 90% de los vasos tratados desaparecerán.  Sin embargo, nuevas venas pueden aparecer y generalmente se requieren tratamientos adicionales para lograr resultados óptimos. Éstos tratamientos pueden llevarse acabo en intervalos de tres-semanas.

La gran mayoría de los pacientes a quienes se practica esta técnica experimentan un mínimo de disconfort, ocasionalmente una sensación de ardor muy leve en el sitio de la inyección que se resuelve espontáneamente después de algunos minutos.

La aparición de una pequeña equimosis ó ¨morado¨ pudiere ocurrir en el lugar de la inyección, y la misma desaparecerá en 7 a 10 días. Una discreta hiperpigmentación u oscurecimiento del área inyectada pudiere ocurrir en muy pocas ocasiones y usualmente es temporal. El tratamiento no deja cicatrices y no hace falta reposo.